miércoles, 10 de octubre de 2018

Reseña corta de 1984 de George Orwell

En el año 1984 Londres es una ciudad lugubre en la que la Policia del Pensamiento controla de forma asfixiante la vida de los ciudadanos. Winston Smith es un peon de este engranaje perverso, su cometido es reescribir la historia para adaptarla a lo que el Partido considera la version oficial de los hechos… hasta que decid e replantearse la verdad del sistema que los gobierna y somete.

Desde El pr…

En el año 1984 Londres es una ciudad lugubre en la que la Policia del Pensamiento controla de forma asfixiante la vida de los ciudadanos. Winston Smith es un peon de este engranaje perverso, su cometido es reescribir la historia para adaptarla a lo que el Partido considera la version oficial de los hechos… hasta que decid e replantearse la verdad del sistema que los gobierna y somete.

Desde El proceso de Kafka ninguna obra fantastica ha alcanzado el horror logico de 1984.

La novela es un crítica de los regímenes totalitarios mediante un personaje como Winston Smith, empleado gubernamental en Londres de 1984, abatido por las constantes guerras entre las tres superpotencias Eurasia, Asia Oriental y Oceanía, donde imperan, respectivamente, el neobolchevismo, la "adoración de la muerte" y el socialismo inglés.

El Gran Hermano, es el comandante en jefe, el guardián de la sociedad y el juez supremo. Él es la encarnación de los ideales del Partido, que vigila sin descanso, a través de cámaras de televisión que lo ven todo, en todas partes. Ni siquiera la familia está por encima de su presencia. Orwell insinúa la posibilidad de que ya ni siquiera sea una persona real, sino un mero icono propagandístico.

Tras años trabajando para el Ministerio de la Verdad, Winston se vuelve consciente de que los pequeños retoques de la historia en los que consiste su trabajo son sólo una parte de la gran farsa en la que se basa su gobierno, y encuentra el amor de una joven rebelde, como él, encarnando así una resistencia de dos contra una sociedad que se vigila a sí misma.


No hay comentarios: